domingo, 9 de mayo de 2010

Corazón de tinta

CORNELIA FUNKE

Tres palabras: asco de libro.

Me alegro mucho de no haberlo comprado. Lo saqué de la biblioteca. Estaba yo buscando libros cuando vi éste que ya me había rehusado a comprar en numerosas ocasiones (acertadamente). Sin embargo, cuando vi la editorial no pude resistir abrirlo. Y el inicio estuvo bien. Así que como me quedé en la página 54, me había hecho reír, y me había identificado con Elinor, lo saqué para leerlo. Horrible.

Trata de un señor estúpido que tiene el don de traer a la vida a los personajes de un libro (algo clicheado, a mi parecer). Cuando “por accidente” trae a Capricornio y a sus secuaces, los villanos del libro Corazón de Tinta, se pasa el resto de su vida huyendo de ellos, pues quieren usar su poder para tener poder y riquezas (porque son malos). Obvio eventualmente lo encuentran y Mo, con sus malas decisiones, arrastra al estrés total a su tía Elinor y a su hija Meggie (quién se la pasa llorando casi todo el libro). Ah, y matan al malo al final porque a nadie le gustan los libros con finales ‘infelices’ (esa es la moraleja, no me lo estoy inventando) así que evidentemente hay que escribir libros con finales forzados y absurdamente felices para que nadie vaya a sufrir. Total que el escritor no tiene por qué molestarse en pensar una trama.

Tiene todas las características de los libros que detesto. Uno: odio a los personajes estúpidos. Es decir, si estás lidiando con cosas “sobrenaturales” puede ser que la primera vez te tomen por sorpresa, pero sobre todo si tienes nueve años (o cualquier otra cantidad de tiempo, en realidad) para reflexionar lo que pasó, buscas una manera de no estar en desventaja especialmente si sabes que los malos te siguen buscando. Dos: lo único que odio más que los personajes estúpidos, es a los personajes que no tienen voluntad propia. Que Mo no le dijera a Meggie nada sobre Capricornio no tenía ninguna razón más que la de la autora de tener una “trama”. Creo que el único personaje que no era plano fue Elinor (a quien adoré, por cierto) pero Capricornio era más plano que Voldemort y eso ya es decir mucho. Tres: detesto que me traten como estúpida en un libro. La trama era tonta, los personajes tomaban decisiones tontas, los giros argumentales eran forzados, nada de lo que pasaba era emocionante…

Odié este libro de verdad, hace mucho que no me pasaba. Lo terminé sólo porque no podía creer que no pasara nada interesante. Elinor y Fengolio fueron los únicos personajes buenos del libro (que me lleva a la pregunta ¿por qué Mo nunca contactó antes a Fengolio?). Hasta la explicación del título es idiota. En fin, es muy malo. No lo lean.

Editorial:
Es una coedición de Fondo de Cultura Económica y Siruela. La colección es A la orilla del viento (y esta fue la razón por la que lo leí).
Recomendable si te gustó: No lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada